“Briand” es un muy antiguo nombre de familia de origen bretón. Los bretones son un pueblo de origen celta que pobló la peninsula de Bretaña varios siglos antes de la era cristiana. Alrededor del Siglo XII en Europa las familias comenzaron a identificarse con apelativos propios, adoptando un primer nombre individual y un segundo nombre común a todos los miembros de la familia, por la necesidad de reclamar sucesiones y pertenencia de propiedades.

En la Edad Media, en lugar de usar apellidos como hoy, la gente común era identificada por el nombre de su padre o madre, como indicando quién era hijo de quién; por ejemplo, Luis Pérez era Luis, hijo de Pedro, pero este Pedro era Pedro González, pues era hijo de Gonzalo, etc. Los padres no tenían el mismo apellido que sus hijos. Con el tiempo estos apellidos empezaron a ser hereditarios y del Siglo XII derivan las primeras actas notariales en las que padres, hijos y nietos comienzan a llevar el mismo apellido o nombre de familia. La raíz bretona “Bri” significa “dignidad” o elevación social. Por lo tanto los primeros portadores de este nombre eran gente destacada por sus cualidades de “dignatarios”. Durante el reinado de la dinastía normanda Plantagenet en Inglaterra (1066-1485), que duró más de 400 años, muchos apellidos franceses fueron adoptados por los ingleses, y derivados a otras formas, como Brian, Briant, Bryant, etc.

Nuestras tres primeras generaciones de Briand registrados vivieron en la época del Renacimiento. Para conocerlos mejor, veamos primero qué fue el Renacimiento:

   

<Nuestros Briand

<Indice Français   

 English

SIGUIENTE, El Renacimiento>


Powered by Podbean.com